Nuevo Inicio

                   

El libro Un nuevo teólogo: el Sr. Fernand Laudet de Charles Péguy podría considerarse “un panfleto a la vieja usanza” apasionado, irónico, exabrupto y belicoso, que nació, principalmente, como respuesta a un artículo muy crítico sobre su obra Misterio de la caridad de Juana de Arco —publicado en la Revue Hebdomadaire por François Le Grix, pero cuya autoría, en un primer momento, Péguy erróneamente atribuyó al director de dicha revista, Fernand Laudet— y vio luz en forma de comunicado en el número 7 del Boletín de los Profesores Católicos de la Universidad. La polémica desatada —unas semanas más tarde Fernand Laudet escribió un artículo en defensa de su colaborador Le Grix y Péguy publicó su comunicado, con algunas páginas añadidas al hilo del debate, en el segundo Cahier de la Quinzaine de la decimotercera serie— tuvo mucha repercusión, llegó hasta Bélgica y Canadá y no dejó indiferente a nadie.

La Cartuja de Granada. Arte, contemplación y silencio es una obra imprescindible para descubrir e interpretar una de las enseñas más significativas del barroco universal.
Escrito por el conservador del monasterio de la Cartuja de Granada, historiador del arte y especialista en arte barroco y contemporáneo Ceferino Navarro Navarrete, el libro ofrece un recorrido histórico-artístico por la Cartuja granadina, en el que el autor contempla los momentos de la fundación, construcción y arquitectura de esta nueva planta; visita el compás, el claustrillo y sus capillas; pasa por el refectorio, la sala capitular y el capítulo de legos; se detiene en la sala De Profundis y en la capilla de San Hugo; y saborea los detalles artísticos y arquitectónicos de la iglesia, el sagrario y la sacristía.
Llevados de la mano del autor experto, el lector descubre y contempla las grandes obras pictóricas de Juan Sánchez Cotán, Vicente Carducho, Pedro Atanasio Bocanegra, Antonio Palomino y Tomás Ferrer…

James K.A. Smith

El crítico de cine y profesor Juan Orellana expresa así su opinión sobre el libro: “Me ha encantado el libro. Me ha parecido muy interesante, sugerente y novedoso, amén de nada acomplejado. Ignoro si en el ámbito católico hay quien dialogue con tanta frescura con estos padres de la posmodernidad. El uso que hace de las películas me parece un acierto pedagógico espléndido, ya que son de verdadera ayuda para la comprensión de los autores analizados. La única dificultad que encuentro es que, como católico, me pierdo en las referencias a la “Iglesia emergente”, la “Radical Orthodoxy” y toda esa constelación de realidades de las que soy completamente profano. Intuyo en muchos momentos que las conclusiones que J. K. A. Smith saca en cada capítulo no serían idénticas a las que sacaría un católico, aunque también percibo una gran sintonía de fondo, y esto es lo más interesante.

“La Comisión Permanente aprobó en su reunión del 8 y 9 de marzo la publicación de una nota doctrinal sobre la objeción de conciencia de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe. Se trata de una nota doctrinal porque parte de principios de moral fundamental, como la dignidad de la conciencia, y de Doctrina Social de la Iglesia, como la libertad religiosa y de conciencia, la misión del Estado, la naturaleza de los derechos humanos, etc. El texto ofrece a los católicos el derecho y el deber que tienen de oponerse activamente a realizar aquellas acciones que atentan contra las exigencias de la fe cristiana o sus valores fundamentales.

Atizadas y capitaneadas por cristianos sedientos de sangre, y para contento y beneficio de cristianos codiciosos, las guerras se han ido sucediendo como si Cristo no hubiera nacido y los evangelios no se hubieran escrito. Tal vez haya pasado algo por alto, pero no sé de ninguna nación cristiana ni de ningún líder cristiano de cuya conducta pudieran inferirse las enseñanzas de Cristo.
Uno no puede ser consciente a un tiempo de la historia de las guerras cristianas y de los contenidos del evangelio sin tener la sensación de que ha habido un terrible malentendido. Uno se ve empujado a pensar que, en aras de la honestidad, los cristianos deberían, o bien renunciar a la guerra, o bien renunciar a llamarse cristianos. Una forma de ver hasta qué punto los cristianos beligerantes se han desviado de las palabras de Cristo es elaborar una lista, como la que se ofrece en las páginas siguientes, con los pasajes del evangelio en los que Cristo aborda explícitamente asuntos como la guerra, el perdón, la compasión y la paz…

En memoria de Artur Mrowczynski-Van Allen

Artur Mrowczynski-Van Allen ha sido uno de los fieles cristianos laicos que, junto con el arzobispo de Granada, fundaron la Editorial Nuevo Inicio, un...

Leer más

“Vivir y amar en un mundo moribundo”

Foto: Guy Mendes EN EL VERANO DE 2019, el activista climático Tim DeChristopher se sentó con Wendell Berry. Berry es poeta y activista, autor de...

Leer más

“Dios existe, y no somos nosotros”

En los últimos dos años me he convertido en una investigadora bastante hábil. No me refiero a los típicos recursos de las esposas —esos...

Leer más

El Ideal: “El alma de los relicarios de la Capilla Real de Granada”

El 24 de marzo de 2022 el periódico Ideal ha publicado un artículo sobre las reliquias y los relicarios que custodia la Capilla Real...

Leer más

La economía del deseo, por Daniel M. Bell: presentación del libro (con subtítulos en español)

Presentación del libro De bruces en el charco, de Miguel Ángel Poblet Capa

De lo que no se puede hablar con Ángel Barahona

La Cartuja de Granada con Ceferino Navarro

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
× ¡Hola!